martes, 22 de febrero de 2011


Quiero que sepas que te odio. Que odio una por una, todas y cada una de tus miradas que se clavan y matan. Tus gestos, tu sonrisa, y los huequecillos que se te forman en las mejillas cuando te ríes. Odio tu voz, el perfume de tu piel, y la suavidad de tu tacto. La seguridad que me das cuando me abrazas. Odio también tus palabras; todas y cada una de ellas, digan lo que digan, y signifiquen lo que signifiquen, las odio por el simple hecho de que salen de tu boca.. ojala, pudiera decirte esto algún día, si no fuera porque es esa; tu boca, la única en el mundo capaz de callar a la mía

No hay comentarios:

Publicar un comentario